Mecánica > Junta de culata

Junta de culata

junta de culata

La junta de culata, es referida con frecuencia como un componente de relevancia en el desempeño del motor del coche. A pesar de ser estructuralmente simple, involucra procesos funcionales de mucha importancia.

Situada entre la culata y el bloque de motor; su juego de orificios debe coincidir a la perfección con la planimetría del mismo. Detectar una falla en su funcionamiento será motivo de alerta máxima; ya que puede ocasionar daños irreversibles en el mismo.

¿Qué es una junta de culata?

La junta de culata es una lámina, que puede estar compuesta de diferentes materiales; y que sigue a cabalidad el patrón de agujeros que coincide con los perfiles del bloque. Sirve como cierre hermético entre ambas partes.

Debido a las altas temperaturas y niveles de presión a los que está sometido el motor del coche durante el proceso de combustión. Estas deben ser resistentes y al mismo tiempo, flexibles; para ajustarse y evitar que los diferentes fluidos puedan mezclarse entre sí.

Función de la junta de culata

La función principal de la junta de culata es la de garantizar la estanqueidad dentro del motor. Evitar el intercambio de fluidos entre la culata y el bloque; manteniendo tanto el refrigerante como el aceite, dentro de los sistemas correspondientes.

Su estructura da el hermetismo requerido durante el proceso de combustión dentro del motor; gracias a su flexibilidad y alta resistencia a temperaturas. Permite que ambas partes se encuentres unidas y al mismo tiempo aisladas entre sí.

El conjunto de orificios, se ajustan a la ubicación de la cámara de combustión, el sistema de refrigerantes, espárragos y sistema de lubricación. Al ajustarse perfectamente a estos contornos, contiene la presión y ocupa cualquier fisura que pueda generarse.

Tipos de juntas de culata

Si bien es una pieza bastante simple, hay una serie de características que son importantes considerar a la hora de escoger la junta de culata adecuada para su coche. El material de la junta, el tipo de bloque del motor o la rigidez de la culata.

Forjadas de una o más láminas, y tomando en cuenta los materiales que la componen; las juntas de culata podrán ser de:

  • Acero con muescas a diferentes profundidades alrededor de los agujeros.
  • Capas superpuestas de acero al carbono
  • Aleación prensada de amianto y hierro
  • Aleación prensada de amianto y cobre
  • Aleación de aluminio y cobre
  • Resina con recubrimiento metálico

Cada tipo de junta contará además con un soporte de caucho, alrededor de cada una de las aberturas y maximizará el ajuste hermético.

Averías comunes en una junta de culata

Los daños que puede sufrir una junta de culata están estrechamente ligados a la exposición prolongada a muy altas temperaturas. Las situaciones de recalentamiento deforman, no sólo la estructura de la junta, sino también de la culata y el motor.

Al verse afectada la superficie de ajuste, se pierde parcialmente la estanqueidad de la cámara, generando una serie de problemas como:

Pérdidas de líquido refrigerante

Cuando simplemente se escurre y cae al suelo por una filtración en la junta, es considerado un problema; ya que con la disminución del mismo, el motor está más propenso a sobrecalentamientos.

En los casos, en los cuales, la filtración vaya a parar al sistema de lubricación, podrían generarse daños irreversibles. Se detecta en entonces un cambio en la coloración del lubricante, tornándose en un tono marrón.

Fugas de aceite

otro de los fluidos esenciales que pueden perderse fácilmente por una junta de culata dañada. Estos pueden ir a parar al depósito de refrigerante, cambiando su apariencia y viscosidad; o bien directamente sobre el suelo.

Este fallo incide en la disminución de los niveles habituales de aceite, por lo que es muy fácil de detectar. De forma similar, puede ocurrir con los niveles de agua, principalmente por la mala acción refrigerante causada por las fugas.

Sobrecalentamiento

Los niveles de temperatura mostrados en el panel de control serán mucho más altos de lo habitual. También como consecuencia de la pérdida de la acción refrigerante en el sistema del motor.

Las altas temperaturas pueden llegar a quemar la junta de culata, y disminuir considerablemente su ajuste. Esto además puede generar emisiones blanquecinas o azules por la combustión excesiva.

Junta de culata mal ajustada

Un trabajo mal realizado, en la cual esta pieza no haya sido colocada correctamente o se haya colocado un modelo equivocado de junta; podría ocasionar fallas importantes.

Al permitir la entrada de fluidos dentro de la cámara del motor, debido a carencia de estanqueidad entre el bloque del motor y la culata.

¿Cuánto cuesta cambiar la junta de culata?

El cambio de esta pieza implica la remoción de otros componentes funcionales del motor; por lo tanto es una labor delicada, ya que compromete el correcto funcionamiento del coche.

En ocasiones, y dependiendo del tipo de falla que origine la sustitución de la junta de culata; también será necesaria la rectificación de la superficie de acople en el motor. Esto último, como requisito para garantizar un ajuste hermético.

Sin considerar gastos mayores, producto de daños catastróficos en la estructura del motor, el coste de los materiales para la sustitución de la junta de culata oscilará entre los 400 a 1000 euros. Considerando variaciones significativas entre distintas marcas y modelos de coches.

Este coste estimado no incluye los gastos de instalación, que también pueden variar según el modelo de vehículo y el grado de dificultad que ofrezca para la sustitución, debido a la ubicación de diversos sistemas. En promedio, se considera un trabajo de entre 12 a 25 horas.

En ocasiones, una falla mayor que requiera además la sustitución de la junta de culata, puede inducir al propietario del coche a sustituirlo; por considerarse una opción más rentable y económica  que el cambio de junta de culata y todo lo que esta implica.