Mecánica > Pastillas de freno

Pastillas de freno

pastillas de freno

Las pastillas de freno constituyen un importante componente del sistema de frenos del coche. Con la misma trascendencia de aquellas partes que permiten la movilidad, éstas que permiten detener el movimiento, pueden ser aún mucho más importantes.

Las pastillas de freno pueden estar hechas de aleaciones metálicas, orgánicas u otros materiales. Su función principal es ejercer la fricción necesaria contra los discos de freno para disminuir la velocidad y detener el desplazamiento del coche.

Su óptimo estado es requerido para un frenado eficiente; y junto con los discos de freno, conforman la parte medular del sistema que detiene el coche cuando pisamos en pedal correspondiente.

¿Cómo funcionan las pastillas de freno?

El mecanismo de frenos de un coche se basa en principios físicos fundamentales. Se emplea fuerza de fricción entre dos o más elementos para detener el movimiento de las ruedas. El proceso involucra áreas de contacto específicas entre los discos y las pastillas de freno.

El sistema contará con una pastilla freno para cada rueda, así como el correspondiente disco de freno en cada una de ellas. Cuando el pedal de freno es accionado, las pastillas de freno se desplazan hasta entrar en contacto con el disco generando la fricción que detiene la rueda.

La correcta calibración de los frenos garantizará la presión adecuada para un frenado eficiente, evitando alargues en el desplazamiento o pérdida de control del coche por derrapes. Estas piezas son de alta resistencia, no sólo a la fricción sino también a las altas temperaturas.

Tipos de pastillas de freno

Los diferentes tipos de pastillas de frenos se pueden clasificar según su ubicación y según los materiales de los cuales están fabricadas. De ese modo, según su ubicación encontraremos:

  • Pastillas de frenos delanteras
  • Pastillas de frenos traseras

El funcionamiento es casi idéntico; sin embargo, las pastillas de freno delanteras son más grandes y reciben una mayor fuerza de fricción; por lo tanto su desgaste es acelerado en comparación con las pastillas de freno traseras.

En cuanto a los diferentes materiales, encontramos otra clasificación de las pastillas de freno que describe:

  • Pastillas de freno semi-metálicas: fabricadas con aleaciones de resina con trazas de cobre, latón, acero y grafito. Son las más utilizadas debido a su alta resistencia a la fricción y a lo accesible de su precio. Su acción de freno se potencia con el aumento de la temperatura, por lo tanto, a bajas temperaturas podría verse comprometida su efectividad.
  • Pastillas de freno orgánicas: contienen mezclas de resina con elementos no metálicos como vidrio, caucho y kevlar. Aunque son un poco menos resistentes, ofrecen un funcionamiento silencioso,  y son amigables con el ambiente.
  • Pastillas de freno de cerámica: la cerámica resalta como su elemento principal; no obstante pueden encontrarse trazas de otros compuestos como el cobre. Están indicadas para coches que requieren desplazarse a muy altas velocidades.

A diferencia de las semi-metálicas, son livianas y de muy alta resistencia; no obstante son considerablemente mucho más costosas.

Precio de sustitución de las pastillas de freno

La importancia de la función que cumple las pastillas de freno, así como la alta exposición a la fricción, hacen necesaria su constante revisión y sustitución. En condiciones normales de uso; es recomendable sustituirlas al alcanzar los 20.000 kilómetros de recorrido.

Aunque no son componentes que suelen sufrir averías, el desgaste significativo de éstas puede comprometer el sistema de frenado y la seguridad de las personas. Por lo tanto, no se debe escatimar a la hora de sustituirlas.

Las dificultades al frenar, como por ejemplo; un alargue entre el momento que se acciona el pedal y el cese del movimiento, o ruidos durante el frenado; son síntomas de que las pastillas se han deteriorado de forma significativa.

El coste medio de una pastilla de frenos semi-metálica estará cerca de los 30 euros. Teniendo en consideración que deben reemplazarse en las cuatro ruedas el precio de sustitución sería de 120 euros.

El pago de mano de obra; que por ser una tarea simple, tomaría entre 30 minutos a 1 hora; es considerado aparte; y el precio total de la sustitución rondaría los 150 euros como mínimo. Con ciertas variaciones según el tipo de pastillas, el modelo de coche y otras.

Es importante destacar, que por el rigor del trabajo que realizan las pastillas de freno, es casi impensable optar por repuestos de segunda mano. Por lo que siempre debe colocarse un juego completamente nuevo de pastillas de freno.