Tallerity > Blog de mecánica > Diagnóstico y Mantenimiento de Inyectores

Diagnóstico y Mantenimiento de Inyectores

inyectores coche

La tecnología de los vehículos a motor, así como las ramas de la ingeniería que se abocan al desarrollo de vehículos cada vez más eficaces ha evolucionado muy aceleradamente, dando saltos drásticos hacia equipos que funcionan con menos recursos, dejando menos huellas ecológicas. Tal es el caso de los inyectores diésel o gasolina.

En este artículo te traemos información muy útil acerca del diagnóstico de fallos y el mantenimiento preventivo de estos importantes componentes de tu vehículo.

Funcionamiento de los inyectores

La correcta limpieza de los inyectores es de vital importancia para el buen funcionamiento del motor, determinando así un ahorro significativo de gasolina y/o diesel y una mejoría en la potencia de su vehículo, dada por la combustión interna del motor, que se deriva de la perfecta atomización del combustible obteniendo un buen rendimiento y una mínima contaminación, lo que le permitirá conducir el automóvil con mayor seguridad.

Un ingreso deficiente de gasolina, debido al mantenimiento inadecuado de los inyectores, causará problemas en el sensor de oxígeno y obstruirá progresivamente el convertidor catalítico, con el gasto que ello supondrá.

Todo se resume en que la acumulación constante de suciedad en las partes internas de los inyectores traerá como consecuencia el cambio del flujo, produciendo excesivos gases y un escaso rendimiento dl motor.

Consejos para el mantenimiento de los inyectores

  • Siempre y cuando los inyectores se encuentren en perfecto estado, permitirán que el motor del vehículo trabaje con mayor economía.
  • La limpieza y/o mantenimiento de los inyectores del vehículo debe realizarse cada 30.000 Km aproximadamente.
  • El Sistema “Fuel Injection” se irá contaminado a lo largo del tiempo con impurezas, resinas y compuestos de carbono. Siempre debe buscar un servicio de mantenimiento moderno o especializado.
  • Recuerda que el sistema “Fuel Injection" posee mecanismos complejos, tales como: bomba de combustible, líneas de conexión, riel de inyectores, regulador de presión, entre otros componentes que deben ponerse en manos de un taller especializado.

Principales fallos de los inyectores

Las principales fallos de ignición en los vehículos automotrices con inyección electrónica de combustible son causadas por cuatro razones primordiales; las cuales con muy fáciles de detectar inclusive aun para una persona que  carece de conocimientos en mecánica automotriz y los cuales son: 1) Bujías en mal estado; 2) Cables de bujías dañados; 3) Bobinas de ignición en mal estado; 4) Inyectores dañados, obstruidos o tapados (por suciedad).

Es importante recordar que cada 10.000 kilómetros (para inyección de gasolina) o 30.000 kilómetros para los de inyección de gasoil, o bien después de un tiempo prolongado del uso de un vehículo con sistema de inyección, se efectúe la limpieza de los inyectores, debido a la formación de sedimentos en su interior que impiden la pulverización adecuada del combustible dentro del cilindro, produciendo marcha lenta irregular, pérdida de potencia que poco poco se va apreciando en la conducción.

Por estas razones, lo recomendable es que cada vez que haga el matenimiento de su coche se haga una limpieza de inyectores.

Diagnóstico de inyectores

Siguiendo las causas más comunes de averías en los inyectores, al encontrarse obstruidos, nuestro vehículo presentará síntomas como inestabilidad en marcha mínima, pérdida de potencia, ahogamientos o humo negro por el escape, problemas al arrancar, alta emisión de gases contaminantes.

Ahora bien, una forma rápida y sencilla para detectar un fallo de ignición es: con el motor en marcha escuchar por el escape la salida de los gases del mismo y en este caso, se escucharán pequeñas explosiones como si el vehículo tosiera.

Y al acelerar el vehículo, éstas se harán más intensas desapareciendo por un momento al llegar a la máxima aceleración. Entonces, en cuanto el vehículo alcance su marcha mínima al soltar el acelerador, estas pequeñas explosiones volverán a aparecer, incrementando además, de manera muy considerable el consumo de gasolina, produciendo un aumento lineal en la cantidad de humo que expida el coche por el escape; siendo éste de una característica muy penetrante.

¿Cómo se explica que todo esto le suceda al motor?

Los problemas empiezan a surgir cuando las partículas de químicos y barnices contenidos en la gasolina o el gasoil, se acumulan en el interior del inyector;  en la malla  filtrante, en la aguja,  en el asiento de la aguja o en los orificios de salida.

Estos sedimentos que comentamos se cristalizan, como consecuencia de las diferencias de temperaturas a las que está sometido el motor constantemente. Esta acumulación de depósitos puede cambiar drásticamente el funcionamiento de los inyectores y por lo tanto el buen funcionamiento del vehículo.

Técnicamente, se ha demostrado que una acumulación de partículas en el interior del inyector de solo 5 micrones, puede reducir el caudal de combustible hasta en un 25%, es decir, cualquier partícula en el interior del inyector puede afectar el caudal de combustible, cambiar la correcta atomización,  provocando incorrectas emisiones de escape, un mayor consumo de combustible y un funcionamiento inadecuado del motor.

Cabe destacar que los vehículos actuales están equipados con un sistema electrónico de autodiagnóstico que identifica de forma rápida y precisa los componentes defectuosos en el motor. Sin embargo, los inyectores son en parte electrónicos y en parte mecánicos, y es precisamente la parte mecánica la que es afectada por los agentes contaminantes.

¿Cómo saber si los inyectores están bien?

Los inyectores al ser desmontados del vehículo se deben colocar en un banco de pruebas para su evaluación, en este proceso, se le retiran los componentes al inyector, como son: las puntas o casquillos, los sellos y los micros filtros, utilizando las herramientas diseñadas para tales fines. Luego se procede a realizar las siguientes pruebas:

  • Prueba de Fugas: Consiste en observar si hay fugas o no por la punta o cuerpo de ensamblaje del inyector. En el banco de prueba, el regulador de presión variable nos permite ajustar la presión del sistema al mismo valor existente en el vehículo.
  • Prueba de Atomizado: Como su nombre indica, consiste en observar la calidad del atomizado. En el tablero de mando del banco de prueba existen opciones que simulan el funcionamiento de los inyectores como si estuviesen en el vehículo, permitiéndonos una comprobación más real.
  • Prueba de Llenado: Consiste en medir la cantidad de combustible que suministran los inyectores al motor, pudiéndose comprobar la deficiencia o exceso existente en cada uno. En un buen banco de pruebas se pueden probar varios inyectores simultáneamente, esto nos permite hacer comparaciones más precisas.
  • Funcionamiento electrónico: Consiste en comprobar el funcionamiento de los inyectores bajo diferentes condiciones de operación o funcionamiento.

Según los resultados obtenidos de dichas pruebas, podemos determinar si los inyectores ameritan o no la limpieza por ultrasonido.

El proceso de limpieza por ultrasonido destruye, en solo 10 minutos, todas las partículas y agentes contaminantes cristalizados que se encuentran en el interior del inyector, los cuales impiden el correcto flujo de combustible a través de estos, devolviéndolos a sus condiciones normales de funcionamiento.

Después que los inyectores salen de la limpieza por ultrasonido, deben ser sometidos nuevamente a todas las pruebas anteriores y una vez que están correctamente ajustados y calibrados, se procede a la instalación de los componentes o KIT y así estarán listos para ser montados de nuevo en el vehículo.

 

Ver también:

Alternador, qué es, función y componentes
Partes del compresor de aire
Calentadores diésel
Sistema de transmisión