Tallerity > Blog de mecánica > Sistema de transmisión

Sistema de transmisión

sistema de transmisión

Se denomina sistema de transmisión al conjunto de mecanismos capaces de transmitir potencia entre diferentes elementos de una misma máquina. En el caso de los coches, se produce la transferencia de potencia desde el motor hacia las ruedas motrices.

¿Qué es el sistema de transmisión?

Es un sistema de suma importancia para el desplazamiento del coche. Dirige, a través de una caja de cambios, la potencia desde el cigüeñal hasta las ruedas haciendo que éstas giren a una determinada velocidad.

Es decir, concatena diversos dispositivos para transferir la movilidad giratoria generada por el motor, hacia las ruedas; permitiendo realizar ajustes en relación a la velocidad requerida, la carga o la inclinación de la calzada.

Se diferencian dos clases de transmisiones, diferenciadas según el tipo de caja de cambios que tenga el coche. Entonces encontraremos sistema de transmisión automática y sistema de transmisión manual.

Función del sistema de transmisión.

La acción principal del sistema de transmisión es llevada a cabo por el cigüeñal; cuyas bielas y manivelas transforman el movimiento alterno de éstas en movimientos circulares. La conexión de las manivelas a través de las muñequillas y los brazos se fijan al eje del cigüeñal.

Según la demanda de la caja de cambios, el giro del eje puede estar a la par, por encima o por debajo de las revoluciones del cigüeñal. En los casos que esté por debajo, se estará produciendo una disminución, y por encima una súper-marcha.

Partes de la trasmisión

El sistema de transmisión está conformado por:

  • El embrague: Coordina las diferentes velocidades de giro del motor solicitadas a la caja de cambio, de modo que evita movimientos bruscos de acople y desacople. Puede ser de tipo hidráulico, de fricción, de discos o electromagnético. Permite la interrupción de la conexión entre el motor y la transmisión mientras se ajusta la velocidad, para luego reincorporarlo de forma progresiva durante cada cambio de velocidad.
  • Caja de cambios: Conecta de forma directa la acción del cigüeñal y el movimiento de las ruedas. Permite el aumento o disminución de la velocidad, a través de diferentes marchas.
  • Diferencial: Permite guiar y modificar el sentido del movimiento giratorio en el eje de las ruedas; y además coordina el ajuste de velocidad requerido para los movimientos de las ruedas durante la curva. El movimiento más lento de las ruedas interiores y el más rápido de las exteriores; se ajustan a través de este componente. Manteniendo constante la suma de velocidades y evitando fallos de tracción.
  • Árbol de transmisión: Conecta la caja de cambios y el piñón del diferencial para transferir el movimiento hacia el eje motriz; aunque sólo en los ejes en los cuales no hay acción directa del motor.
  • Palieres: También conocidos como semi-árboles de transmisión, son las barras que guían finalmente el movimiento de las ruedas.

Tipos de sistemas de transmisión

La relación entre la ubicación del motor y el eje sobre el cual actúa, puede definir el tipo de transmisión que emplea el coche. En este sentido podemos toparnos con sistemas de transmisión que tengan:

  • Motor delantero y tracción delantera: La potencia de movimiento y dirección es ejercida únicamente sobre las ruedas delanteras. No requiere árbol de transmisión.
  • Motor delantero y tracción trasera: La potencia de movimiento se ejerce sobre las ruedas traseras y se incorpora un árbol de transmisión para transferir la potencia a las ruedas delanteras.
  • Motor trasero y tracción trasera: La motricidad es ejercida por las ruedas traseras; aunque este sistema ya es poco frecuente por la alta probabilidad de sobrecalentamiento. Esta modalidad no hace uso de árbol de transmisión.
  • Tracción doble: La motricidad es ejercida por ambos pares de ruedas. Esta indicado para vehículos de carga. Aunque cuenta con dos puentes motrices, utilizan sólo un diferencial. 
  • Tracción total: La motricidad es ejercida en los dos ejes, que además cuentan con un diferencial para cada uno de ellos. Permite ajustar la transmisión para dar potencia a ambos o únicamente al eje trasero. Es característico en coches todo terreno o de carga pesada.

Averías comunes de la transmisión

Aunque el sistema de transmisión es un mecanismo de considerable resistencia, algunas averías pueden socavar su vida útil y comprometer la funcionalidad del coche. Por lo tanto, su reconocimiento y temprana atención, serán indispensables.

Árbol de transmisión desequilibrado: Este tipo de avería puede ocasionar vibraciones en los ejes cuando el coche se desplaza en línea recta. Generalmente producido por fallos en las juntas.

Daños en el guardapolvo: se reconoce este fallo por la presencia de un ruido metálico cuando el coche gira para cambiar de dirección. Se produce por un desgaste de las juntas que afloja el anclaje; o por falta de lubricación en las mismas.

Problemas del diferencial: ocasionado por deterioro o quiebre de los rodamientos o desajustes que generen falta de estabilidad al acelerar o detener el coche.

Fallos en la caja de cambios: se dificulta la entrada de algunas velocidades o tarda en acoplarse la marcha dejando al vehículo sin potencia. Se atribuye a falta de lubricación o desperfecto en la calibración de la caja.

Avería del embrague: dificulta también la entrada de algunas velocidades y produce un corcoveo al reiniciar la marcha. Puede generarse por rotura de la varilla de cambio, o por atasco en alguna de sus piezas.

Precio estimado de sustitución 

El sistema de transmisión consta de diferentes subsistemas que pueden ser sustituidos de forma independiente y según se requiera para garantizar la operatividad. En todo caso, el precio de sustitución de todo el sistema, será comparable al coste de sustituirlo por partes.

En términos generales, la sustitución de piezas específicas como el embrague, el árbol de transmisión, guardapolvos o cualquier pieza menor, puede oscilar entre 400 euros por cada uno de los componentes; y en total, fácilmente puede superar los 2000 euros.

Estos procedimientos de sustituciones parciales, pueden sin duda devolver la funcionalidad al coche de forma mucho más rápida; sin embargo es mucho más fiable realizar el cambio completo del sistema de transmisión.


Ver también:

Árbol de levas: cómo funciona y cómo detectar averías
Qué es la correa de servicio
Averías comunes en el alternador
Calentadores diésel: función y partes